Transforman la radiación solar en energía térmica y eléctrica que se utiliza para calentar agua o abastecer de electricidad